abril 2014

Vídeo Serie Indonesia capítulo 2: El arte de despedir a los muertos en Toraja

Los habitantes de Tana Toraja mantienen el núcleo familiar fuertemente unido y son muy respetuosos con sus tradiciones hasta el punto de que cuando algún miembro del clan fallece, se considera que realmente su alma sigue con ellos hasta que no llegan a consumar los debidos ritos funerarios. Por lo tanto, no es raro que incluso conserven el cuerpo a veces durante años hasta que logran reunir el dinero suficiente para costear los gastos que conlleva el funeral que se merece el finado.

Un funeral en Tana Toraja es algo muy diferente a lo que nosotros tenemos en mente. Aquí más que de una triste despedida, se trata de una celebración en la que el paso correcto del alma del muerto a la otra vida depende en gran parte del número de búfalos de agua sagrados que sus parientes puedan permitirse sacrificar en su honor. Igual para nosotros esto puede ser muy chocante pero no mucho más de lo que le resultó a nuestra amiga torajense Melly Sapa escucharnos contar que antiguamente en España existían las llamadas plañideras, mujeres que eran contratadas para acudir a llorar al difunto en cuestión a cambio de algo de dinero. Así pues, un funeral se desarrolla en un ambiente festivo y amistoso en el que el viajero siempre se sentirá bien bienvenido.

Cómo llegar

La opción más recomendable para llegar de España a la isla indonesia de Sulawesi consiste en volar de Madrid a Yakarta con KLM escala en Amsterdam y, a continuación, enlazar con un vuelo de Air Asia hasta Makassar. Una vez allí, lo más apropiado es tomar el comodísimo autobús nocturno hasta Rantepao, que tarda unas ocho horas si se da bien…

Vídeo Serie Indonesia capítulo 1: Descubriendo Tana Toraja

No hay grandes turoperadores; no se habla mucho de este lugar en los medios; se tarda un mínimo de ocho horas para hacer los más de 300 kilómetros que separan esta remota región del aeropuerto internacional de Makassar, en la isla Indonesia de Sulawesi. Y no sabemos por qué pero la mayoría de los viajeros que llegan a la región Tana Toraja son españoles ávidos de conocer este pueblo aislado por altas montañas y su milenaria cultura en la que todo gira en torno a la celebración de la muerte.

Cuenta la leyenda …

La leyenda cuenta que sus ancestros vinieron desde China en grandes barcos, de ahí la forma tradicional de sus casas, con esos tejados que simulan el casco de una embarcación y que se disponen como naves en un puerto. La decoración de estas construcciones de madera se basa en patrones geométricos que, por ejemplo, nos recuerdan a los elaboradísimos dibujos musulmanes que podemos ver en sitios como la Mezquita de Córdoba. Se trata de mensajes escritos en bajorrelieve, en los que se simboliza la vida, a lo divino como dueño y creador de todo, a la familia a la que pertenece la casa… Todo ello casi siempre representado en tres únicos colores y cada uno con un significado: el blanco, lo sagrado; el rojo, el valor y el negro, la tristeza.

Naturaleza en estado puro

Otra particularidad de Tana Toraja es su naturaleza. Este privilegiado enclave está situado al sur del Ecuador, circundado por altas montañas y a una altitud media de unos 1.000 m. sobre el nivel del mar. Todo esto conlleva unas temperaturas más templadas que en otras latitudes similares y un ecosistema exuberante y muy generoso que provee de todo: cacao y café mundialmente apreciados, ingentes cantidades de arroz y todo tipo de frutas tropicales, entre otros tantos productos.

Cómo llegar

La opción más recomendable para llegar de España a la isla indonesia de Sulawesi consiste en volar de Madrid a Yakarta con KLM escala en Amsterdam y, a continuación, enlazar con un vuelo de Air Asia hasta Makassar. Una vez allí, lo más apropiado es tomar el comodísimo autobús nocturno hasta Rantepao, que tarda unas ocho horas si se da bien…

¡Enhorabuena a la revista Yorokobu! 50 números ya

En estos momentos nadie da un duro por la prensa en papel, el pesimismo se ha adueñado de las editoriales, inversores, publicistas y, en vista de lo que se publica, finalmente de los lectores. ¿Pero cómo se va a poder crear algo de información fidedigna e interesante cuando las revistas están vendidas a las empresas que se publicitan en ellas, las estructuras empresariales de las editoriales son monstruosas con consejos de administración que no quieren perder a toda costa sus enormes salarios,  y unos trabajadores y colaboradores que cobran menos que el personal menos cualificado de un mercado laboral ya de por sí paupérrimo?

y_abril_2014_09Bueno, pues Yorokobu demuestra que se pueden hacer las cosas de otra manera, con independencia, imaginación y estructuras acordes a los tiempos han conseguido no sólo permanecer, si no también expandirse en América y crear una editorial de libros. 50 números que son 50 éxitos que han dejado claro que, haciendo las cosas de otra forma, la revista de papel funciona.

Merece la pena leer este editorial:

http://www.yorokobu.es/yorokobu-50/